Agroturismo

Agroindustria

Instituciones Organizaciones y Gremios

Insumos

Maquinarias, Equipos y Accesorios

Productores

Servicios

Pitahaya

Pitahaya pierde el chance con EE. UU.

 A pesar de ya contar con la autorización para entrar a ese mercado, no se podrá aprovechar esa oportunidad al menos por ahora.

  Por: Lucydalia Baca Castellón

pitahaya1

 Cada año los intensos calores de los últimos días de abril son el presagio de que se acerca la época lluviosa, temporada que marca el inicio de la siembra para algunos productos y de cosecha para otros como la pitahaya. A partir de este ciclo productivo, esa fruta —considerada exótica— podría haber comenzado a disfrutar de nuevas oportunidades al tener abiertas las puertas del mercado de Estados Unidos. Sin embargo, en la medida en que el calendario avanza la posibilidad de aprovechar los beneficios que ofrece ese mercado se desvanecen sin posibilidad de rescate. Al menos no durante este año.

 

 

Después de catorce años de trámites y espera, en diciembre del 2012, como parte de los beneficios que otorga el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana (Cafta, por sus siglas en inglés), Nicaragua se convirtió en el primer país de la región en recibir el aval para el envío de pitahayas frescas al mercado estadounidense.

 

  

    pitahaya grafico

Esto se logró al confirmarse que las plantaciones están libres de la mosca del mediterráneo y la mosca mexicana, y luego de la instalación de un sistema de trampas que son monitoreadas semanalmente por técnicos del Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor) para confirmar la ausencia de dichos insectos, explica el presidente de la Asociación de Productores de Pitahayas de Nicaragua (Appinic), José Antonio Marenco.

 APEN apoyará

La gerente general de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua, (APEN), Azucena Castillo, lamenta que la pitahaya fresca no pueda aprovechar este año las oportunidades que ofrece Estados Unidos. Pero comenzarán a fortalecer la cadena de valor del producto a través de capacitaciones, asistencia técnica y la asignación de un coaching exportador que garantice que el sector pueda responder en el futuro a los requerimientos del mercado tanto en calidad como en volúmenes. También se promoverá el producto en la ExpoApen de éste año.

Cultivo muy rentable

La inversión estimada para el cultivo de la pitahaya es de entre 2,000 y 4,000 dólares por manzana durante el primer año que es el de establecimiento. Este consiste en colocar un promedio de 830 plantas por manzana, que pueden explotarse hasta por 20 años si se proporciona el manejo adecuado. Durante el mantenimiento se invierten unos mil dólares anuales, en deshierba, podas fitosanitarias, aplicaciones foliares para evitar que la vaina se deshidrate. Durante los meses de verano se realizan en promedio cuatro aplicaciones. El cultivo no requiere riego.

Durante la época de cosecha lo que se requiere es la aplicación de insecticidas en las casas de las hormigas y congos que se acercan a las plantas, pero lejos de las frutas para evitar contaminación. También se aprovecha para sustituir los tutores a las plantas. También se realizan entre una y dos aplicaciones de nutrientes por año. Se estima que en cada cosecha se obtiene un ingreso promedio de 6,000 dólares por manzana

PRODUCCIÓN ES ESCASA

Según Marenco, durante los años en que se tramitó la autorización se han realizado pequeños envíos de la fruta a ese mercado, pero en la modalidad de pulpa congelada y a través de empresas intermediarias. Otra parte de la producción se ha exportado a Costa Rica, Honduras y El Salvador.

 

 El reducido volumen de producción y la falta de algunas certificaciones que exige Estados Unidos dificultan el abastecimiento de la demanda de ese mercado. La falta de capacidad de gestión entorpece la búsqueda de compradores con menor demanda a los que se les podría abastecer los pedidos. En conjunto, estos son los principales obstáculos que impedirán que el sector aproveche los beneficios que ofrece el mercado estadounidense, entre ellos precios de hasta dos dólares por kilo de la fruta, reconoce Marenco.

Actualmente cien socios de Appinic cultivan unas 400 manzanas de la fruta. De estas, solo 300 producirán en esta cosecha, el resto está en etapa de establecimiento y comenzará a producir en el 2014. Se estima que adicionalmente unos 150 productores individuales cultivan hasta 300 manzanas. Esto completaría un área total de siembra de 700 manzanas.

Esta siembra se concentra en comunidades de Ticuantepe, La Concha, San Marcos y El Crucero. El período de cosecha se extiende de mayo a noviembre. El rendimiento promedio que obtienen los socios de Appinic es de 18,000 frutas (unas seis toneladas) por manzana. En el caso de los productores individuales, la falta de aplicación de prácticas adecuadas provoca una disminución de hasta el 50 por ciento en el rendimiento, es decir de 9,000 frutas por manzana (unas tres toneladas por manzana).

Por tanto, para la cosecha que está por iniciar se proyecta una producción total de unos 8.1 millones de unidades (unas 2,700 toneladas). De estas se podría exportar hasta el 60 por ciento, el resto se destinaría al mercado local, detalla Marenco.

 EE. UU. LOS AGARRÓ "MOVIDOS"

Con el inicio de las lluvias Appinic planea ampliar en al menos cincuenta manzanas el área de cultivo. Estas entrarían en su etapa plena de cosecha tres años después.

Estudios realizados por el Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor) confirman que en el país existen unas 397,000 hectáreas (unas 563,104 manzanas) aptas para el cultivo de la fruta en oriente y occidente del país.

Según el productor Sebastián Calero la apertura del mercado estadounidense los "agarró movidos", a pesar del apoyo que durante los últimos diez años ese país les otorgó para prepararse.

"Pero desde enero comenzamos a prepararnos. En la mayoría de las plantaciones ya están implementando las Buenas Prácticas Agrícolas, por lo que esperamos que al menos unos ochenta productores de Appinic reciban este año la certificación de BPA", expresa Calero.

INTERMEDIARIOS GANAN MÁS

Sin embargo, reconoce que la certificación de trazabilidad solo la ha recibido la plantación de Vivian Vásquez. Ella invirtió unos 25,000 dólares en la construcción de bodegas, servicios sanitarios, equipamiento para los empleados y en el cumplimiento de otros requisitos que garantizan la inocuidad que requiere la fruta para ser exportada.

"Se dice que el 25 por ciento de la ganancia se la lleva el intermediario, pero actualmente nosotros no tenemos mercado en Estados Unidos y los intermediarios sí lo tienen. Tal vez en el futuro podemos exportar directamente", sostiene Calero.

Appinic ha recibido propuestas de compra de parte de compradores de Estados Unidos, Holanda y otros países de Europa, pero el volumen de sus pedidos supera los de producción.

Las negociaciones más adelantadas las mantienen con una empresa de Costa Rica que solicita dos contenedores semanales de fruta fresca. También las empresas locales Hortifruti y Agropecuaria Lafise han hecho ofertas, ambas exportarían la fruta como pulpa congelada a Estados Unidos "y es posible que concretemos el negocio con ellos", admite Marenco.

Según el gerente general de Agropecuaria Lafise, Enrique Zamora, de momento lo más indicado en continuar exportando la pitahaya congelada, ya que se debe trabajar mucho para abrir ese mercado a la fruta fresca.

ESTADOS UNIDOS OFRECE MEJORES PRECIOS

Además, Zamora considera que la producción actual es muy poca. Por tanto no es correcto comenzar a promover un producto que posteriormente no estaría en capacidad de cumplir la demanda de ese mercado.

En la cosecha anterior los productores obtuvieron en promedio 26 córdobas por cada kilo de pitahaya que se exportó, tanto de primera calidad como de segunda (de entre 400 y 250 gramos por unidad).

En el mercado nacional el precio rondó los 180 córdobas la docena de primera y de segunda. 80 córdobas la de tercera y 30 córdobas la más chiquita.

Mientras tanto, el ingreso en el mercado estadounidense podría garantizar ingresos de dos dólares (casi 50 córdobas) por el kilo de primera y de segunda y hasta 1.60 dólares por el kilo de tercera.

"Estos precios y la demanda externa dispararán el valor de la fruta en el mercado local porque se va a destinar menos producción al consumo interno", adelanta Marenco.

 http://www.laprensa.com.ni/

Managua, 25 de abril, 2013 La Prensa